Último asado del año


Cerramos la agenda anual de parrilla. En este último y emotivo asado tuvimos muchas satisfacciones que queremos compartir con todos ustedes. "Es la ley de la vida devenir", dice un tango, y nada más cierto que eso. Y sobre todo, nada es más grato que devenir positivamente; avanzar hacia la consecución de metas a paso firme, aprendiendo de lo pasado y mirando el futuro con entusiasmo.

En esta ocasión tuvimos la presencia de camaradas que nunca antes habían venido, que se animaron y llegaron. Luego del asado nos prometieron volver, porque no pensaban que la iban a pasar tan bien. Es que si este no es el lugar del excadete, ¿cuál es?

Además, contamos con la presencia de mujeres excadetes, algo que siempre quisimos, que se integren y podamos contar no solo con su presencia en nuestros eventos, sino también en nuestras comisiones de trabajo. Hoy, las dos concurrentes, Juliana Zubillaga (promo 50) y Laura Rios (promo 52), están trabajando activamente en nuestra subcomisión de socios.

El momento emotivo se dio cuando tuvimos que despedir a un amigo; el director del Liceo, coronel Sergio Taboada, deja su cargo a fin de año y el CEC le dio un presente y reconocimiento. Sin dudas buena parte de lo positivo de nuestras actividades se dieron por la buena voluntad y disposición de las autoridades del Instituto. El coronel entra en nuestra lista de amigos y lo esperamos siempre, como a todos nuestros amigos, a los asados que hagamos. Su lugar está reservado.

Aprovechamos la reunión para asociar a más camaradas que, mediante la cuota societaria, colaborarán con nosotros en los diferentes proyectos que llevamos a cabo. Ya tenemos beneficios para nuestros socios e irán aumentando junto con el cumplimiento de nuestros objetivos. Lamentamos la ausencia de "los de siempre", que por diversas razones de fuerza mayor no pudieron acompañarnos pero estuvieron, a la distancia, con nosotros. La perla del día se dio con la toma de la parrilla por parte de nuestro presidente, al ausentarse nuestro Messi parrillero, Oscar Figlia. Carlos pudo sobrepasar el reto y recibió los merecidos aplausos.

Para finalizar, queremos agradecerles a todos los concurrentes; a las autoridades del Liceo, a los excadetes, a los de siempre y a los nuevos. Animarse a venir al CEC es una decisión por la que, hasta el día de hoy, nadie se ha arrepentido.

Invitamos a todos para el próximo año; tenemos nuestras redes sociales, sitio web y whatsapp para que estén al tanto de todas las novedades. Esperamos que nuestros asados crezcan el año entrante y cada segundo sábado de cada mes sea una fiesta aún mayor de lo que ya son.

¡Hasta la próxima!

#CEC